Legal & Sport Asesores

Blog

Derecho deportivo y localización de deportistas

El fallo de la Audiencia Nacional sobre el recurso presentado a ley del 2014 por la Asociación de Ciclistas Profesionales, ha estimado de forma parcial el recurso, en el cual se aprueba el formulario de localización de los deportistas, pero se anula de forma parcial el anexo II de la resolución presentada, en concentro a al formulario del deber de localización profesional de los deportistas, según entiende el fundamento del derecho 4º de la sentencia, en el cual, según el artículo 18 de la Constitución todas las personas se le debe garantizar el derecho a la intimidad, que el formulario del anexo II no cumplía con fundamento.

Por lo cual el ámbito que estima el juez para la anulación es que la intimidad del deportista debe permanecer oculta en parte de su vida, para poder disfrutar de una mínima calidad vida y por supuesto de una forma digna, para proteger de manera constitucional la vida privada del deportista, y evitar que incorporar esta normativa en la nueva ley del dopaje.

El juez argumenta que el deportista debe facilitar la localización habitual del propio deportista a efectos de facilitar las pruebas de control, en el cual, pueden figurar su planning de entrenamiento , y labores que impliquen y tenga relación con su vida profesional, pero todo usuario debe ser respetado y derecho a la intimidad en su vida privada, por lo cual, se puede obligar a la localización del deportista de manera profesional en lo anteriormente comentado y salvaguardando su intimidad en su vida privada.

Según el marco internacional, el deportista tiene un derecho a la libertad personal y a la intimidad, por lo cual, no se pueden restringir estos derechos esenciales para disfrutar de una vida digna, por lo cual, se debería aplicar de forma restrictiva estas normas y su posible interpretación, para proteger la vida del deportista, y así evitar que todo valga para tener a un ciclista controlado, primándolo de su libertad, y dónde lo que debe primar es la facilitación de su localización para efectuar la realización de un control de dopaje, como una herramienta de control, pero no de persecución como intenta que sea la ley.

El Tribunal Constitucional aclara en su disposición y critica la ley basándose en el juicio de constitucionalidad, no se discute el objeto de los controles de dopaje de este recurso y su existencia, llegando incluso a entender el deber de la localización del deportista en el aspecto laboral, pero esta localización no puede llegar a ser de modo permanente como intenta la asociación, porque incumples los derechos de la persona.

Los datos de localización deben ser entregados de forma trimestral al Presiente del Consejo Superior de Deportes, manteniendo informado si hubiera algún cambio, son los siguientes:

  • Dirección habitual, dónde recibir la correspondencia de cualquier comunicación relacionado con un control del dopaje.
  • Clausula para dar consentimiento a facilitar sus datos personales a otras organizaciones antidopaje.
  • Localización en ausencias superiores a tres días del domicilio habitual, para su localización.
  • El planning de entrenamiento del deportista durante el trimestre y un horario de disponibilidad para realizar posibles controles de dopaje.
  • Calendario de competición trimestral, con lugares, fechas y tipo de competición especificado.

La Audiencia Nacional, ve desmedida la  y añade que el deportista tiene derecho a poder disfrutar de los periodos fuera de competición, que puedan servir para realizar prácticas de dopaje al tener menor control, entiende que los continuos controles realizados durante la competición son suficientes para ver la legalidad del deportista, y se ampara en una medida totalmente desproporcionada y vulnera el derecho a la intimidad, y no amparada en la ley, por lo cual , declara nula el anexo II por el motivo expuesto.

Anula también este anexo por rellenar el horario de estudios y trabajo, por lo que establece una extralimitación normativa, al igual que la casilla de localizador ocasional, vulnera también los derechos del deportista a la intimidad, por lo cual, se anula por estos dos motivos de extralimitación de la norma.

El Tribunal Constitucional indica que para fuera considerada válida la localización de los deportistas, los datos a facilitar por ellos deberían ser, e-mail, lugar dónde pernocta y el calendario de competición, y la hora entre las  6 y las 11 de la mañana fijar un lugar concreto, que puede coincidir con el entrenamiento.

Para finalizar en el 2013 en el Congreso de los Diputados, se voto la ley aprobándose con mayoría absoluta parlamentaria de forma muy amplia, recogiendo lo principal de la ley Para una mayor eficacia en la realización de los posibles controles, los deportistas, sus entrenadores federativos o personales, los equipos y clubes y los directivos deberán facilitar, en los términos que reglamentariamente se establezcan, los datos que permitan la localización habitual de los deportistas, para que de esta forma se materialicen y se realicen los pertinentes controles de dopaje.